Plumillas

 

 

FRECUENCIAS DE CAMBIO

 

 

 

Las plumillas limpiaparabrisas deben cambiarse por lo menos una vez al año: se utilicen o no, se desgastan solas. Una plumilla desgastada afecta la visibilidad del conductor y, por lo tanto, su seguridad. Las plumillas están compuestas de caucho, que es una materia natural sometida a numerosas tensiones, como las provocadas por el sol o el frío. Incluso en reposo, las plumillas pueden deformarse por la presión constante ejercida. La lámina se endurece y se agrieta, lo que provoca ruidos, estrías y un velo. Con el tiempo puede llegar a rayar el parabrisas.

 

ATENCIÓN, NO OLVIDE:

 

 

  • Controlar también las plumillas traseras.
  • Siempre verifique el nivel líquido limpiabrisas. Hasta una plumilla nueva pierde eficacia si no tiene suficiente líquido para trabajar.

 

 
 

FUNCIÓN

 

Asegurar al conductor la posibilidad de restablecer su visibilidad a través del parabrisas para permitirle que continúe conduciendo su vehículo con total seguridad. Las plumillas limpiaparabrisas garantizan una buena visibilidad tanto DELANTERA como TRASERA.

 
 

SIGNOS DE DESGASTE

 

 

  • Se pueden apreciar estrías, un velo o zonas que no han quedado limpias.
  • El barrido es brusco y ruidoso.
  • La lámina de la escobilla está desgastada o anormalmente inclinada.
  • El caucho de la escobilla está seco por el efecto de los cambios de temperatura.


 

CRISTAGLO

 

Renault ha desarrollado un producto adaptado a todos los usos y a todos los climas, desde su uso como complemento hasta el llenado completo, es un producto listo para su uso: con una base de detergente que desengrasa el parabrisas.

El nivel del líquido limpiaparabrisas debe verificarse en cada entrada del vehículo al taller, una falta en carretera del líquido puede provocar un peligro notable para la visibilidad del conductor.